El llamado “rito de la paz” o “saludo de la paz” es opcional. Pero cuando se hace, el saludo debe ser solo a las personas más cercanas a nuestros lugares y siempre guardando la debida reverencia a la celebración. Recordemos que Jesús se acaba de hacer presente en la Santa Eucaristía y que debe ser el centro de nuestra atención en ese momento. No es necesario, por ejemplo, caminar de un lado al otro del templo buscando conocidos para saludarles en ese momento, para felicitar a la quinceañera, para ir con los novios, para saludar al Padre que oficia la Misa, etc.

Autor: Soporte ArquiMty

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *